CNI-Centro Nacional de Inteligencia

Gobierno de España - Ir al Ministerio de Defensa

Zona de cabecera

Zona de logotipos

Página de inicio del Centro Nacional de Inteligencia

Elección de idioma, Menú superior y Zona de búsquedas

Zona de contenidos

Localizador

Inicio > Qué es el CNI > Historia > El SECED

Contenido principal

El SECED

En 1972 España se encontraba en un momento de su historia en el que no sólo se avecinan, sino que también la sociedad percibe, tiempos de cambio. En estas circunstancias, se promulga un decreto que formaliza la creación del Servicio Central de Documentación, el SECED, que se constituye como Dirección General de Presidencia del Gobierno y que dependía directamente del Almirante Luís Carrero Blanco, entonces Ministro Subsecretario de la Presidencia.

EL SECEDLa misión principal del SECED era lo que entonces se llamaba contrasubversión, es decir, el conocimiento de los que en esos días, con más fuerza que antes, se oponían de una u otra forma al agonizante régimen franquista. Así, se daba cobertura administrativa a la Organización Contrasubersiva Nacional (OCN).

Sin embargo, como se ha mencionado anteriormente, eran tiempos de crisis en cuanto lo eran de cambio, y la labor del SECED no fue ajena al mismo. Por un lado, entre las élites políticas se pergeñaba un nuevo régimen, ya democrático, en el que habían de tener cabida otros partidos ajenos a los derivados del Movimiento Nacional.

Por otra parte, en esos momentos empezaba a vivirse como un problema esencial el llamado conflicto vasco y, sobre todo, la actividad de la banda terrorista ETA.

Sin entrar en detalles se podría decir que los Servicios de Información españoles de la época cumplieron eficazmente su labor y ayudaron a la llegada de la democracia.

La nueva etapa en la historia de España, iniciada al asumir la Corona S.M. el Rey D. Juan Carlos I en noviembre de 1975, repercutió también en la organización de los Servicios. Del mismo modo que se produjo una transformación de las viejas instituciones en otras adaptadas a la nueva legalidad democrática, los servicios evolucionaron en esta etapa de manera decisiva. Era evidente que había demasiados, estaban incomunicados unos con otros, se solapaban en sus competencias y la mayor parte de sus funciones y objetivos eran impropios de un régimen democrático. Todas estas deficiencias se acentuaban en el caso de los órganos militares, dependientes hasta entonces de tres Ministerios diferentes, lo que implicaba, además, una total ausencia de visión de la Defensa como un concepto global e integrado.

Los nuevos tiempos exigían, sobre todo, que se acabaran las interferencias de los Servicios en la política nacional. El nuevo sistema democrático, con la legalización de los diferentes partidos, implicaba el fin de las actividades contra los grupos de oposición al régimen de Franco que se habían llevado a cabo hasta entonces.


Zona de pie de página

Ir al Validador de nivel AA de accesibilidad. Se abre en una ventana nueva.